Morosidad en alza

Morosidad en alza

La morosidad pasó del 2,9% de junio a 5% hacia la tercer semana de agosto para los préstamos personales y financiación de tarjetas de crédito. La morosidad de los préstamos a empresas pasó de 2% a 3,5%. Este problema se va trasladar, inevitablemente, a la cadena de pagos porque la morosidad en las familias se va profundizar. Es que la inflación corre mucho más rápido que los ajustes salariales, al punto tal que 2018 va finalizar con una pérdida en el poder adquisitivo en torno a 13 puntos. Sin dudas que esto impactará en menores, ventas en un contexto de altas tasas y cada vez menos crédito empresario.

Más info en link

Realice aquí su consulta